FANDOM


Howard Phillips Lovecraft (Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890 – ibídem, 15 de marzo de 1937) comúnmente abreviado y conocido como H.P. Lovecraft fue un escritor estadounidense famoso por sus trabajos en el género de terror escribiendo relatos publicados en revistas pulp durante su vida. Lovecraft es reconocido por haber creado el género del horror cósmico, también conocido como horror lovecraftiano o simplemente lovecraftiano. El género combina elementos de terror junto con ciencia ficción. Lovecraft también fue fundador de la filosofía literaria llamada cosmicismo. Sus trabajos han sido tomados como inspiración por varios autores y películas.

Resumen biográfico Editar

No hay vida más azarosa y vesánica que la de este autor en particular, que tanto él como su familia caminaron de la mano de la locura y la depresión. Era hijo de un comerciante inglés, quien falleció en medio de la esquizofrenia, y de una madre puritana ultra-conservadora, por lo que Lovecraft nunca llegó a tener una buena relación con ella, quien se negaba a darle abrazos o besos. Sin embargo, Lovecraft desarrolló una gran relación con su abuelo Whipple Van Buren Phillips. En la biblioteca de su abuelo Lovecraft lee fascinado toda clase de libros, fascinándose especialmente con Las mil y una noches, y volviendo a Lovecraft un erudito a temprana edad. Era descendiente directo de aquellos que vinieron en el Mayflower y Lovecraft tenía un gran afecto hacía sus orígenes ingleses, llegando a proclamarse caballero de la reina Victoria y a manifestar un creciente odio a los inmigrantes o a los cambios en su mundo durante su adultez. Lovecraft vivió una infancia solitaria, leyendo libros o construyendo altares a dioses griegos, pero lo que afectó mucho a Lovecraft y a su familia fue la muerte de su abuelo, dejando a estos con severos problemas económicos y a Lovecraft con una gran depresión, que desencadenó un intento de suicidio.

Los siguientes años fueron crudos para Lovecraft. El sueño de Lovecraft era ser astrónomo pero tenía severas dificultades en las matemáticas (como cualquier erudito). Esto le impediría estudiar astronomía y Lovecraft lo sabía, por lo que decidió abandonar la escuela. Lovecraft pasó los siguientes años viviendo como un ermitaño con su madre, leyendo libros en el ático a luz de vela, rara vez salía de casa, y si lo hacía era para comprar sus preciadas revistas pulp, las mismas que algún día lo volverían tan famoso.

La muerte de su madre en 1921 y el agotamiento de lo poco que quedaba de la riqueza familiar le llevaron a abandonar la idea de llevar una vida ociosa dedicada a la escritura, obligándolo a trabajar en pequeños encargos, que en la mayoría de las situaciones consistirían en retocar escritos de otros autores, menos dotados para la escritura que él. Gracias a este tipo de trabajos conoció a muchos de los que después formarían el llamado Círculo de Lovecraft, entre ellos Robert E. HowardClark Ashton Smith, Robert Bloch, Frank Belknap Long, August Derleth y otros más. Para estos escritores y «amigos», Lovecraft presentaba una gran diferencia entre su personalidad de solitario introvertido y erudito a través de las cartas y su forma de ser en persona. Lo definían como entusiasta y generoso, creativo, prodigio de inteligencia y con una faceta racista que no abandonó hasta los últimos meses de su vida.

Dos meses después de la muerte de su madre, Lovecraft acudió a una convención de escritores aficionados en Boston, donde conoció a Sonia H. Greene. Nacida en 1883, hija de inmigrantes judíos procedentes de Ucrania, era viuda y siete años mayor que Lovecraft. Se casaron en 1924, y se mudaron al municipio de Brooklyn, en la ciudad de Nueva York. Las tías de Lovecraft, muy tradicionales, no vieron con buenos ojos esta boda, ya que Sonia era una mujer de carácter fuerte, independiente, propietaria de una tienda de sombreros y escritora aficionada. Inicialmente, Lovecraft quedó embelesado con Nueva York, pero pronto la pareja se vio inmersa en dificultades económicas. Sonia perdió su tienda, tuvo problemas de salud y Lovecraft no conseguía encontrar un trabajo, por lo que su esposa se mudó a Cleveland al encontrar trabajo allí mientras Lovecraft se quedaba en el barrio Red Hook de Brooklyn, donde comenzó a sentir una profunda aversión por la vida neoyorquina y a los inmigrantes en general, lo cual sirvió de mucha inspiración para su relato "Él". En efecto, la desalentadora realidad sobre la imposibilidad de mantener un trabajo en un lugar cuya población mayoritaria era inmigrante, entraba en un irreconciliable conflicto con la opinión sobre sí mismo de ser un privilegiado caballero anglosajón, por lo que su racismo galvanizó hasta el punto del miedo.

En 1926, Sonia y Lovecraft, todavía viviendo de forma separada, acordaron un divorcio amigable, donde Lovecraft alegó "las grandes divergencias entre ambos y los problemas económicos", aunque nunca se llevó a cabo. Debido al fracaso de su matrimonio, algunos biógrafos han especulado con la posibilidad que Lovecraft fuera asexual, aunque Sonia dijera años más tarde de él que era un "adecuado y excelente amante".

Epitafio

Tumba de Lovecraft y epitafio

En sus últimos años, su naturaleza enfermiza y la desnutrición fueron minando su salud. Su anormal sensibilidad a cualquier temperatura inferior a los 20° se agudizó (lo cual recuerda el caso del doctor Muñoz en su relato Aire frío) hasta el punto de que se sentía realmente enfermo a tales temperaturas. Durante el último año de su vida, sus cartas estaban llenas de alusiones a sus malestares y dolencias. A finales de febrero de 1937, cuando contaba con cuarenta y seis años, ingresó en el hospital Jane Brown Memorial, de Providence. Allí murió a primeras horas de la mañana del 15 de marzo de 1937, de cáncer intestinal complicado con la denominada enfermedad de Bright. Aunque actualmente este término no suele utilizarse, se refiere a una serie de enfermedades inflamatorias de los riñones, con lo que parece ser que Lovecraft tuvo una complicación de su enfermedad tumoral ocasionada por una grave insuficiencia renal que acabó provocando su fallecimiento. El diagnóstico de su enfermedad tuvo lugar apenas un mes antes de su muerte.

Pero recordando la inolvidable frase que puso en labios del árabe loco Abdul Alhazred tras soñar con la enigmática Ciudad sin Nombre: "No está muerto lo que yace eternamente, y con el paso de los extraños eones hasta la muerte puede morir".

Estilo literarioEditar

Lovecraft experimentó una evolución literaria que hace que a menudo su obra se clasifique en tres etapas según su estilo. La primera es la etapa gótico (1905 - 1920), en el que Lovecraft recoge la influencia de Poe y sus relatos se plagan de los tópicos góticos que ya hundían sus raíces en el Romanticismo: Las ruinas como lugar de retiro espiritual pero también de muerte, la noche como escenario, la búsqueda de parajes remotos... Agotada esta etapa comienza a hacerse más patente el influjo de Lord Dunsany y se inicia la etapa onírica (1920 - 1927), basada en la proyección onírica hacia parajes de ensueño de inspiración mediterránea y/o nórdica, que a menudo se han relacionado con los mundos concebidos por J.R.R. Tolkien. Por último hay que hablar de una etapa que a raíz de la terminología adoptada por August Derleth, su autoproclamado albacea literario, vendría a ser conocida como la de Los Mitos de Cthulhu (1927 - 1937). Es en esta etapa cuando, asimilando la influencia de Arthur Machen, Lovecraft termina de desarrollar un estilo literario totalmente propio, que tendrá por base la filosofía cosmicista, la idea de la insignificancia humana ante un cosmos inmenso y hostil.

En general, los escritos de Lovecraft son fácilmente reconocibles por su sobreexplotación del adjetivo, que confieren al texto de una sensación de densidad y abigarramiento, a lo que contribuyen también su tendencia a las palabras polisílabas y su ritmo narrativo lento. Además, muchos de los terminos que emplea son arcaísmos, que confieren a sus textos un aire anticuario y de gran erudición. Sin embargo, Las minuciosas descripciones de Lovecraft desaparecen por completo cuando en el climax de la narración se manifiesta un ser sobrenatural. Para aumentar el impacto y asegurarse de que sea la imaginación del lector la que forje la imagen del monstruo "a medida de sus propios miedos", Lovecraft lo describe de forma muy alusiva, empleando simplemente adjetivos como "abominable", "inefable" o simplemente "amorfo". Este último rasgo cambia en sus últimos relatos, aunque esto puede deberse a la intervención de August Derleth, que se ocupó de completar varios relatos inconclusos e incluso de redactar desde cero muchos de los que únicamente existían borradores y notas preparatorias.

En cuanto al tono, Lovecraft dotaba a sus relatos de seriedad y construía ya desde el principio una atmósfera de tensión, suprimiendo por completo cualquier elemento que no contribuyera a ella como podían ser los toques cómicos que sí aparecen en la obra de otros autores. Además, es frecuente que su propio caracter quede reflejado en sus protagonistas, casi siempre varones blancos carentes de motivaciones románticas, con un profundo temor a lo desconocido y, por extensión, con una arraigada aversión a los extranjeros, en particular a aquellos en cuya genealogía se produjo mestizaje. Tanto Lovecraft como los protagonistas de su obra admiran a los Europeos por su pureza de sangre, especialmente a los Británicos, Españoles y Franceses, aunque también queda patente una clara admiración hacia la cultura griega, germánica y nórdica. Lo que resulta llamativo es que, mientras que los asiáticos y africanos tienden a ser vistos como degenerados por los personajes lovecraftianos, se puede apreciar una clara admiración hacia las civilizaciones de Próximo Oriente, en particular hacia Egipto y el mundo islámico.

Producción literariaEditar

Entre relatos, novelas, poemarios y ensayos, Lovecraft cuenta con un total de 116 publicaciones, siendo la mayoría de ellas individuales y cerca de tres decenas en colaboración. Los relatos en colaboración de Lovecraft suelen agruparse en tres conjuntos: el primero son los relatos que fueron reescritos en su totalidad por Lovecraft, en ocasiones apenas conservando unas pocas de las ideas originales del otro autor (La Pradera Verde, El caos reptante, La última prueba, El verdugo eléctrico, La maldición de Yig, El túmulo, El lazo de Medusa, El hombre de piedra, Horror en el museo, Muerte alada, Más allá de los eones, El horror del cementerio, El diario de Alonzo Typer), el segundo son los relatos en los que realmente hubo una participación del otro autor, con Lovecraft limitándose a realizar las revisiones y correcciones pertinentes, aunque a menudo añadiendo detalles de su cosecha (El horror en Martin's Beach, Cenizas, El devorador de fantasmas, Los amados muertos, Sordo, mudo y ciego, Dos botellas negras, La trampa, El árbol en la colina, La exhumación, "Hasta que todos los mares", El océano de la noche) y el tercero son las "colaboraciones póstumas" escritas total o parcialmente por August Derleth partiendo de ideas que Lovecraft no terminó de materializar aunque a menudo contaminándolas con su propia interpretación personal (El pescador del Cabo del Halcón, El superviviente, La habitación cerrada, La Hermandad Negra, La Hoya de las Brujas, La lámpara de Alhazred, La sombra fuera del espacio, La ventana en la buhardilla).

Aportación al universo lovecraftianoEditar

Lovecraft es, junto con Clark Ashton Smith y Robert E. Howard, el creador del universo compartido del Horror Cósmico, llamado en su honor Universo Lovecraftiano. Los dioses introducidos por el propio Lovecraft son Azathoth, Bokrug, Cthulhu, Dagón, Ghatanothoa, Madre Hidra, Neptuno, Nodens, Nyarlathotep, Shub-Niggurath, Hypnos y Yog-Sothoth, aunque también creó una inmensa cantidad de razas entre las que sobresalen los profundos, los Antiguos y los mi-go

CuriosidadesEditar

  • Uno de los gatos favoritos de H. P. Lovecraft se llamaba Sam Perkins.
  • Cuando Lovecraft era pequeño, su madre acostumbraba a vestirle con ropa de niña, lo cual fue para él supuso un hecho traumático.
  • Se dice que su aversión por las criaturas marinas pudo estar en gran medida influida por una intoxicación alimentaría que sufrió consumiendo pescado cuando aún era un niño.
  • Lovecraft vivió aislado del mundo, acompañado primeramente por su madre y, tras la muerte de esta, por sus dos tías. El único momento en que Lovecraft gozó de una cierta independencia con respecto a su familia fue mientras duró su matrimonio con Greene.
  • Cuenta la anécdota que, dado el caracter autoreclusivo de Lovecraft, nadie se percató de su defunción hasta que la hizo pública una de sus tías.
  • Si se desea comprender mejor la vida de Lovecraft, es recomendable leer un relato que el mismo Lovecraft escribió, un relato que podría llegar incluso a considerarse una autobiografía alegórica: El Intruso. Es posible afirmar que al leer este relato uno puede hacerse una idea de como se sentía Lovecraft en relación con un mundo que le rodeaba pero al mismo tiempo era ajeno a él y que le hacía sentirse como un ente extraño.

Lovecraft en imágenesEditar