FANDOM


EscenarioEditar

La Hiperbórea de Clark Ashton Smith es un continente primigenio, cuya concepción debe tanto a los antiguos griegos como a los escritos de Madame Blavatsky. El ciclo se desarrolla entre el Mioceno y el Pleistoceno y tiene como objetivo, en palabras del autor: «la creación de una atmósfera sobrenatural, extrahumana; los actores reales son las terribles fuerzas arcanas, las esotéricas malignidades cósmicas».

Smith pinta Hiperbórea como un paraíso de civilización floreciente, exuberante; una fantasía de reinos, príncipes, magos y ladrones, héroes y monstruos, sobre los que pende la amenaza del hielo que va acercándose lentamente desde el norte.

RelatosEditar

El-libro-de-hiperborea.jpg

El libro de Hiperbórea. Cátedra

Como los relatos que componen el resto de ciclos de Smith, los de "Hiperbórea" se publicaron en la revista Weird Tales y solo fueron recopilados como antología mucho más tarde. El primero de ellos, "La historia de Satampra Zeiros" (1931) fue un éxito y como tal marcó el camino que Smith seguiría, visitando Hiperbórea varias veces más a lo largo de los años.

El ciclo de Hiperbórea está formado por diez relatos que fueron escritos entre 1929 y 1957, incluyendo como parte de la secuencia en sentido estricto solo aquellos textos que vieron la luz en vida del autor y relegando al apartado de anexos el resto de textos que tanto el autor en su momento como la crítica posteriormente han relacionado con el ciclo, ya sea de forma directa o apenas lateralmente.

En la siguiente relación de relatos y citas se toma como referencia la edición de Cátedra: "El libro de Hiperbórea";

1 .«La historia de Satampra Zeiros» “Yo, Satampra Zeiros de Uzuldaroum, escribiré con mi mano

Weird Tales - A Startling Vampire Story.jpg

Revista "Weird Tales - A Startling Vampire Story"

izquierda, puesto que ya no tengo otra, la historia de todo lo que nos aconteció a Tirouv Ompallios y a mí mismo en el santuario del dios Tsathoggua, que permanece desatendido por la adoración del hombre en la jungla que se apoderó de los suburbios de Commoriom, esa capital de los gobernantes hiperbóreos abandonada hace mucho tiempo”.

2. «La puerta a Saturno» “Cuando Morghi, el sumo sacerdote de la diosa Yhoundeh, junto a doce de sus más feroces y eficientes subordinados, fue en el crepúsculo matutino a buscar al infame Eibon, a su casa de gneis negra, en un promontorio sobre el mar del norte, se sorprendieron y decepcionaron por encontrarlo ausente”.

3. «El testamento de Athammaus» “Se ha hecho necesario para mí, que no manejo el estilete de bronce o la pluma de cálamo, y para quien la única herramienta apropiada es el mandoble, componer este recuerdo de los curiosos y lamentables sucesos que precedieron al abandono universal de Commoriom por su rey y su pueblo”.

4. «El sino de Awoosl Wuthoqquan» “—Dé, dé, oh, magnánimo y liberal señor de los pobres— gritó el mendigo”.

5. «Ubbo-Sathla» “[…] Porque Ubbo-Sathla es el origen y el fin. Antes de la llegada de Zhothaqquah o Yok-Zothoth o Kthulut desde las estrellas, Ubbo-Sathla moraba en los vaporosos pantanos de la recién formada Tierra; una masa sin cabeza ni miembros, engendrando los grises e informes anfibios de los primitivos y espeluznantes prototipos de vida terrestre… Y toda vida terrestre, se dice, volverá al final a través del gran círculo del tiempo a Ubbo-Sathla”. El libro de Eibon

6. «La sibila blanca» “Tortha, el poeta, con extrañas canciones australes en su corazón, y el ocre oscuro de altos y pesados soles en su rostro, había vuelto a su ciudad natal, Cerngoth, en Mhu Thulan, junto al mar Hiperbóreo”.

7. «El Demonio de Hielo» “Quanga, el cazador, con Hoom Feethos y Eibur Tsanth, dos de los joyeros más emprendedores de Iqqua, había cruzado las fronteras de una región en la que los hombres raramente se adentraban… y de la que regresaban incluso más raramente”.

8. «La venida del Gusano Blanco» “Evagh el brujo, que moraba junto al mar boreal, fue consciente de muchos prodigios extraños e inoportunos en pleno verano. El sol ardía glacialmente sobre Mhu Thulan desde una bóveda celestial clara y pálida como el hielo. En el crepúsculo, la aurora colgaba desde el cenit hasta la Tierra, como un tapiz en una elevada cámara de dioses”.

9. «Las siete geases» “Lord Ralibar Vooz, alto magistrado de Commoriom y primo tercero del rey Homquat, había salido con veintiséis de sus más valerosos siervos a la búsqueda de presas tales como las que ofrecían las Montañas Eiglophianas. Dejando para caballeros de menor valor los grandes perezosos y los vampiros de la jungla intermedia, así como los pequeños pero nocivos dinosaurios”.

10. «El robo de los treinta y nueve cinturones» “Permítame decir, como preámbulo a esta historia, que no he robado a ningún hombre que no hubiese de alguna manera robado a otros. En toda mi larga y ardua carrera, yo, Satampra Zeiros de Uzuldaroum, a veces conocido como el maestro de los ladrones, he tratado de servir meramente como un agente de la legítima redistribución de la riqueza”.

Anexos: 1. «La casa de Haon-Dor» (fragmento) 2. Final alternativo de «La sibila blanca» 3. «La Musa de Hiperbórea» 4. «La sombra antigua/La sombra del sarcófago» (sinopsis) 5. «La ciudad Hiperbórea»


La temática y estilo de estas historias son variopintos, y en ellas encontramos desde el horror cósmico clásico de Ubbo-Sathla, uno de sus cuentos más decididamente lovecraftianos, hasta el humor negro de Las siete geas, el absurdo surrealista de La puerta a Saturno, con sus alienígenas cubistas, la agridulce ironía poética de La Sibila Blanca o la alegre picaresca de El robo de los treinta y nueve cinturones.

Book of Eibon.jpg

El libro de Eibon

No pocos relatos conectan con el universo de los mitos de Cthulhu, que en estos momentos aún estaba en estado embrionario. "Ubbo-Sathla" es un ejemplo: por la propia criatura que da nombre al relato, tan monstruosa y extravagante como el resto de primigenios, o por el modo como el protagonista, un hombre moderno, llega a enterarse de su existencia a través de un cristal hipnótico que le hace revivir sus encarnaciones pasadas hasta el mismo origen de la vida en la tierra. O Eibon, el mago que protagoniza "La puerta a Saturno", que no es otro que el autor del famoso "libro de Eibon", uno de los grandes libros malditos del imaginario lovecraftiano.

Smith2.jpg

Clark Ashton Smith

Como reseña editorial, Valdemar ha publicado una edicion titulada "Hiperbórea y otros mundos perdidos", que incluye ademas del Ciclo de Hiperbórea, varias historias relativas al exótico planeta Xiccarph y a los Aihai (seres inteligentes que pueblan Marte).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar