FANDOM


Abdul Alhazred, el árabe loco es un personaje citado frecuentemente en Los Mitos de Cthulhu. A él se le atribuye la creación del Necronomicón.

EtimologíaEditar

El nombre Alhazred es una distorsión de la expresión inglesa "all-has read" ("que todo ha leído"). En su infancia, el propio Lovecraft había utilizado como seudónimo este nombre, así como lo habría usado a la hora de escribir correspondencia en el Círculo de Lovecraft, impulsado por la fascinación por el mundo árabe que le había transmitido Las Mil y Una Noches.

Desde un punto sintáctico, el nombre no se ajusta a las normas árabes, ya que posee dos artículos. Esto puede interpretarse como que su verdadero nombre sería "Abd al Hazred", "Abd el Hazred" o "Abdul Al Hazred", de manera que la escritura Abdul Alhazred podría deberse a un error de traducción por parte de Theodorus Philetas cuando este se dispuso a pasar al griego el Kitab Al-Azif. Según material perteneciente al juego de rol La Llamada de Cthulhu, su nombre es "Abd al-Azrad".

HistoriaEditar

Abdul Alhazred nació en Saná (Yemen) en el siglo octavo después de Cristo. Durante su juventud se dedicó a traducir y transcribir leyendas y epopeyas antiguas, y se le atribuye la traducción del latín el libro de caballerías Tutramsés de Landolia; sin embargo, el libro que le daría la fama sería su obra de madurez, el celebérrimo Kitab Al-Azif, título posteriormente traducido al griego como "Necronomicón". Sin embargo, mucho antes de redactar este último tomo Abdul había comenzado a indagar en unos conocimientos tan oscuros y prohibidos que le valieron numerosas amenazas y persecuciones, por lo que se vio obligado a huir en torno al año 700 d.C. Según el relato Historia del Necronomicón, Abdul entonces "visita las ruinas de Babilonia y los subterráneos secretos de Menfis, y pasa diez años en la soledad del gran desierto que se extiende al sur de Arabia, el Roba el-Khaliyeh o Espacio vital de los antiguos y el Dahna o Desierto Escarlata de los árabes modernos."

Cuentan que durante su exilio, Alhazred estuvo en contacto con los gules y con otras criaturas sobrenaturales, que le transmitirían una serie de conjuros y conocimientos arcanos que podrían servir para convocar a los Primigenios y a los Dioses Exteriores. También se dice que allí visitó lugares míticos como La Ciudad sin Nombre e Ilrem, "la Ciudad de los Pilares". Al concluir su exilio regresó a Damasco, lugar en el que comenzó a transcribir en una serie de pergaminos todos los saberes arcanos que le habían revelado los demonios del desierto. Este conjunto de escritos fue publicado bajo el título de Al-Azif. Poco después, Abdul Alhazred falleció, al parecer devorado por un ser invisible.

A Abdul Alhazred se atribuye el famoso salmo "No está muerto lo que yace eternamente y en eones extraños incluso la Muerte puede morir".

LegadoEditar

  • En la franquicia Demonbane, el árabe conocido como Azrad es el más notable anterior dueño de Al Azif, encarnación en esta franquicia del Necronomicón.
  • En la novela de Stephen King "Los ojos del dragón", el mago Flagg aparece leyendo un tomo antiguo. Se dice que "leer demasiado de este libro, escrito en las altas y distantes planicies de Leng por un demente llamado Alhazred, podía ocasionar fácilmente la locura".